Besos de alacrán

Besos de Alacrán

Metrópolis Milenio 2000

Besos-de-alacránBesos de alacrán y otros relatos es el título real de este libro. Como él mismo indica, no es una novela sino una colección de cuentos. Si he colocado el comentario de este libro en una sección de novelas es porque cualquier otra ubicación habría sido tal vez más incongruente.

Se trata de una antología de relatos escritos entre los años 1992-1998. Digo antología porque no los recoge todos. Todos los que en este volumen están pertenecen al género fantástico, bien sea fantasía, terror o ciencia-ficción. Eso no fue ningún capricho. Ocurre que la mayor parte de los cuentos que produje en esa época eran de corte fantástico.

Con esa premisa, se me ocurrió ordenarlos según la época en la que están cada uno ambientados. Así, la antología arranca con Ojos de sombra, una historia de fantasía en el Medioevo español. Sigue con algunos relatos de terror y ciencia-ficción ambientados en nuestra época: Todas las noches, El libro negro, El misterio de los orígenes, El círculo de hombres. Remata con varios cuentos de space-opera: En las fraguas marcianas, El agente exterior, El centro muerto

La verdad es que el libro fue muy bien acogido en el mundillo. Mereció algunos premios, tanto como antología completa como a algunos de los relatos que recoge. Y tengo el prurito de que todavía la consideran de lo mejor, en su campo, producido en la fantasía y ciencia-ficción en España por esa época.

Eso en cuanto a opiniones externas. En lo que toca a la mía personal, lo cierto es que es un libro del que estoy muy contento. Por supuesto que si tuviera que armar ahora la antología lo haría de otra forma, introduciría algún relato más, etc. Claro que los cuentos no estarían escritos de la misma forma. El paso de los años nos hace evolucionar o al menos cambiar, tanto en fondo como en formas. Pero justo por eso conviene dejar estar las cosas. La antología es una foto fija de lo que yo era como escritor allá por los años 90.

Besos de alacrán y otros relatos desapareció hace años de las librerías. Algún ejemplar de segunda mano anda dando vueltas por ahí. En todo caso, se pueden ojear algunos de los cuentos en ella incluidos, ya que los he colocado en entradas de mi blog personal, Las islas sin nombre. Son dos o tres, y la antología contenía una docena exacta. Pero creo que es una cata fiel, buena muestra de mi producción de aquella época.

Anuncios